pornhub premium account joker123 pussy88 xe88 viagra malaysia sibutramine online slots game in malaysia online casino in malaysia La pasión según Carol Rama | Línea
Prensa

Artistas

Series

Ofertas

Catálogos

Precios

Comprar

Información

Prensa

La pasión según Carol Rama

MACBA. Barcelona. Hasta el 3 de febrero de 2015
[Javier Montes. ABC Cultural, 22 de noviembre de 2014]

CANELA EN RAMA

Casi no ha empezado el curso, y uno ya ha visto la mejor exposición individual de la temporada en España. Temprano, pero tarde. Porque es una pena que la difusión del trabajo de Carol Rama parezca haber seguido un guión escrito con los mismos renglones torcidos de las de otras importantísimas mujeres artistas del siglo XX. Y especifico en este caso el género sólo porque me temo que tuvo Sobre estas líneas, Rama fotografiada con Andy Warhol en los sesenta. Arriba, «Appassionata»,

acuarela de 1940 mucho que ver con el curioso astigmatismo general ante su obra durante décadas: vienen a la cabeza las historias de colegas de talla similar como Claude Cahun, Hannah Höch o Louise Bourgeois. Las «chicas» apenas toleradas como mascotas o rarezas en cuadrillas de cuates: dadaístas, surrealistas y hasta poveras se parecían en eso.
A la vejez, viruelas
Rama es otro caso de trabajo constante y capacidad creativa inagotable hasta más allá de la madurez, que por razones misteriosas se mantienen en un ambiente de prevención. El reconocimiento del mundillo artístico sólo llega tarde: en la vejez en su caso, que tenía más de 80 años cuando ganó el León de Oro en la Bienal de Venecia de 2003, y que ahora, a los 96, no será muy consciente del reconocimiento de una retrospectiva ambiciosa y sólida como esta.
Es curioso que haya tantos casos femeninos de «elefantes en la habitación»: porque no hablamos de una artista «rara», de una voz derivativa o meramente «de época», sino de un corpus de obras pionero, coherente y novedoso. A buenas horas descubrimos que Rama estuvo siempre ahí, en el centro mismo de los asuntos de los que se ocupó el arte más interesante del siglo pasado. Es verdad que su nombre empezaba a recuperarse, que pudieron verse obras suyas en la última bienal de Venecia y que artistas como Kiki Smith, Rosemarie Trockel o Cindy Sherman habían reconocido su influencia.
Pero era casi más legendaria que real, porque una parte enorme de su trabajo fue invisible hasta ahora. Esta es una exposición realmente importante, que por suerte viajará por toda Europa antes de recalar en Turín, la ciudad donde vivió siempre y donde un homenaje así era más que obligatorio.
Arte degenerado
El esfuerzo casi detectivesco de las comisarias para «rescatar» obras secretas, casi todas en colecciones privadas, muchas en manos de amigos y vecinos, es notable. Aquí hay una sala inolvidable, con un conjunto apabullante de acuarelas y dibujos que los fascistas censuraron en su día y que es lo más conocido de su obra: pese al pequeño formato, Herético ( 1944), Marta (1940) o Appassionata (1943) están entre las representaciones más poderosas de la sexualidad del siglo XX. Sus falos múltiples y futuristas, sus mujeres abiertamente sexuadas y sus opciones amatorias «heréticas» nutren el trabajo de legiones de artistas a partir de los sesenta. Ella lo hizo a los 20 años, y en un ambiente más difícil: el Turín conservador de Mussolini.

Pero resulta que hay mucho más: Profecías de Birnam (1970), Arsenal (1970) o Hechizos (1984) la descubren como una creadora de objetos y esculturas radicalmente nuevos. Sus trabajos con llantas de caucho y desechos le inyectan al Povera lo que Eva Hesse al Minimalismo: dosis de caballo de carnalidad directamente en la vena de un movimiento formal e intelectualizado. Y sus collages/ pintura de los 60, Bricolaje (1967) o Pornografía (1965) juegan con fluidos corporales, ojos y dientes para volver a representar los intereses y las obsesiones de uno de los trabajos más lúcidos y coherentes del siglo pasado. A partir de ahora nos lo toparemos, seguro, en todas las colectivas y bienales. Lástima que hayamos tenido que esperar tanto.
Artíc