Prensa

Artistas

Series

Ofertas

Catálogos

Precios

Comprar

Información

Prensa

Chus García-Fraile. Mitologías cotidianas

DA2. Salamanca. Hasta el 27 de agosto de 2017
[Javier Díaz-Guardiola. ABC Cultural, 1 de abril de 2017]

“EL CENTRO COMERCIAL SUSTITUYÓ A LA IGLESIA”

Cree que aún es joven para hablar de retrospectivas . Por eso Chus García-Fraile (Madrid, 1965) concibe Mitologías cotidianas (comisariada por Paco Barragán, que la conoce bien, e inundando las salas «nobles» del DA2) como «una oportunidad para ver buena parte de la obra en conjunto». La selección destila su crítica a la sociedad de consumo, su manera de representar el paisaje contemporáneo y su batalla contra la nueva religión que es la publicidad.

Exposición en DA2 de las que se llaman «de media carrera». ¿En qué punto cree que se encuentra? ¿Qué ha aprendido y qué ha olvidado?
Sí, 25 años son muchos si miras atrás. La exposición me ha servido como revisión panorámica, ya que nunca había expuesto tanta obra junta, y de diálogo personal conmigo misma. Me encuentro en un momento de madurez, pues la experiencia es el mejor aprendizaje, pero no creo que haya olvidado nada.

Confesó al comisario su reticencia a mostrar su obra de los comienzos. ¿No encajan bien con lo que se trazó o se arrepiente de ella?
Era reticente, en un principio, puesto que las primeras obras son más de búsqueda personal, a la vez que tenían más influencias académicas. Por otro lado, prefería mostrar trabajos de los últimos años, pero estos no cabían por espacio. Sin embargo, confiaba plenamente en el comisario, ya que conoce mi obra profundamente. Admito que es interesante para el espectador hilar el desarrollo de un artista, una de las razones de Barragán. La cita da visibilidad a unas primeras obras apenas expuestas, salvo en convocatorias públicas, que fue la manera que tenía de dar a conocer el trabajo. Y, vistas juntas, se aprecia esa suerte de dialéctica cambio-continuidad en mi labor.

Pese a que, sobre todo con el cambio de siglo, tiende a la multidisciplinariedad, ¿es una pintora-pintora?
En mis comienzos, sí, aunque siempre me consideraré pintora. Lo de incorporar nuevas tecnologías fue algo fluido e inherente. Si lo que me interesa es reflejar el momento que me tocó vivir era inevitable integrar esas innovaciones tecnológicas que pudieran consolidar el concepto que deseaba transmitir.

¿Es el paisaje una constante en su trabajo o la línea argumental de esta muestra?
Puede ser una línea argumental, aunque no la única. En un principio están las referencias al paisaje en su sentido más prístino,tino, más académico, fascinada por clásicos como Turner, Goya o Velázquez, para más tarde focalizar mi atención en el ciudadano actual e, inevitablemente, en el paisaje urbano. Es decir, la ciudad toma presencia en toda su dimensión.

¿No es lo normal lo contrario, fascinarse por la Naturaleza cuando uno huye de la ciudad?
En mi caso no sucedió así. ¡Quién sabe si en un futuro habrá retorno y huida hacia la Naturaleza!

Quizás por lo que es más conocida es por esas etapas en la que habla del consumismo como nueva religión. La pregunta sería si el ser humano es un sujeto religioso, que no puede vivir sin fe, aunque su dios sea un iPhone 7.
Sí, un iPhone 7 puede ser un dios o un demonio en el bolsillo, como decía Bauman. La serie Glasworks muestra vidrieras realizadas con logotipos apropiados a las grandes firmas. ¿Cómo se nos presentan los productos a consumir: importa la apariencia, el continente que consigue sacralizarlos? Estas vidrieras subrayan con ironía ese nuevo culto al consumo. Recorremos tiendas y grandes almacenes en busca de refuerzos y recompensas psicológicas, erigiéndose en los nuevos templos de poder en los tiempo de la liturgia del funshopping. ¡Cuando nos sentimos mal ya no vamos a la iglesia, sino que acudimos a un centro comercial a buscar consuelo en las mercancías!

Publicidad e ideología…
La publicidad cobra en el mundo contemporáneo la importancia de una ideología: la de la mercancía que sustituye lo que fue la filosofía, la moral, la religión o la estética. Está lejos el tiempo en que los publicitarios pretendían condicionar a los consumidores mediante la repetición de un eslogan. Las fórmulas más sutiles encierran hoy una completa concepción del mundo. Así, cada vez es más difícil distinguir entre realidad y ficción, espectáculo y consumo, religión e ideología…

Por cierto, ¿qué teléfono tiene?
Un iPhone 5 y porque no puedo comprarme el 7 Plus.

Dice que su trabajo actual no está representado en Salamanca. ¿Qué queda fuera?
Estoy trabajando en la serie «Artificios», que busca analogías de planos visuales, composición, cromatismo en la confrontación de imágenes (con la técnica lenticular) de fuegos artificiales con bombardeos nocturnos. El origen de los primeros está relacionado con el uso de la pólvora como arma, si bien devinieron en espectáculo complementario. También busco las relaciones etimológicas que la palabra «artificial» establece con «artificio» y «artificiero».