Prensa

Artistas

Series

Ofertas

Catálogos

Precios

Comprar

Información

Prensa

Colección MACBA. Bajo la superficie

MACBA. Barcelona. Hasta noviembre de 2018
[Anna María Guasch. ABC Cultural, 18 de noviembre de 2017]

MIRANDO MÁS ALLÁ DEL MACBA

Desafiando el viejo «díctum» minimalista de «lo que hay es lo que ves», Bajo la superficie, con fondos de la colección del MACBA, se propone demostrar que detrás o bajo las cualidades formales de la materia y la búsqueda de la perfección y cierta espiritualidad, existen diversos niveles de significación que confirman el derrumbe del pensamiento formalista moderno en aras del más alegórico postmoderno. Ello justificaría la inclusión en la cita de artistas como Ignasi Aballí, Pep Agut, Perejaume, Jordi Colomer, Ángela de la Cruz, Félix González-Torres o Gregor Schneider, para demostrar este grado de extrema codificación al que está inmerso el arte actual.

Sirva de ejemplo el que fue último filme, Blue (1993), de Derek Jarman. Inspirándose en el célebre azul de Yves Klein, éste realizó una película «sin imágenes», sólo con un fondo azul Klein, que además se correspondía con la visión a raíz de un fármaco sobre el que se proyectaba una serie de audios muy sobrecargados de realidad, en muchos casos, de corte autobiográfico. Esta misma tonalidad es la que preside la obra de Latifa Echakhch A chaque stencil une révolution (2007), una instalación de grandes dimensiones cuyo monocromo color evoca, a partir de una frase de Yasser Arafat, primera Autoridad Nacional Palestina, un momento revolucionario plasmado en hojas de papel carbón rociadas con alcohol cuyo goteo mancha de tinta el azul del suelo. ¿Y que se esconde bajo la superficie? Una apelación a las revoluciones sociales y una crítica al poder revolucionario actual. De la israelí Sigalit Landau se muestra la obra Yotam (2014), un circuito cerrado de tuberías que reproduce también una imagen típica de las calles de Tel Aviv al tiempo que remite a fragmentos del cuerpo humano. Dice la artista: «La presencia de agua simboliza la sangre, y este líquido deviene en metáfora del conocimiento y los sentimientos que organizan nuestro destino común».