Prensa

Artistas

Series

Ofertas

Catálogos

Precios

Comprar

Información

Prensa

Building Stories

Centro Cultural de Belém. Lisboa. Hasta el 14 de octubre de 2018
[Inmaculada Maluenda. El Cultural, 20 de julio de 2018]

OBRAS DE NO FICCIÓN

A la arquitectura le gustan los museos… siempre que no le toque entrar en ellos. A la hora de mostrarse al público, la disciplina suele atormentarse frente al dilema de representar o reproducir. En el primer caso, se explica a través de imágenes, dibujos o maquetas; materiales de segunda mano, prestados por otras artes, y tan tendentes al esteticismo que pueden incluso prescindir de su modelo, algo que hacen con frecuencia. Si, por el contrario, aspira a exponer espacios, a trabajar a tamaño real, siempre corre el riesgo de caer en la escenografía, cuando no en el escaparatismo. Building Stories, recién inaugurada en el Garagem Sul del lisboeta Centro Cultural de Belém, alterna ambas aproximaciones con la esperanza de eludir sus fallas. Comisariada por Amélia Brandão Costa y Rodrigo da Costa Lima, pretende abordar el “cómo se produce y construye la arquitectura”, y con ese objetivo se apoya en el trabajo de tres oficinas muy distintas -el equipo belga Architecten De Vylder Vinck Taillieu, los barceloneses MAIO y el arquitecto local Ricardo Bak Gordon- para ofrecer una panorámica menos técnica y más emotiva de lo que podría suponerse.

La exposición se compone de una serie de actuaciones en un espacio único mediante las que los tres equipos dialogan entre sí, cuando no se superponen sin solución de continuidad. Por un lado, se disponen pequeñas presentaciones de la obra de los seleccionados en forma de filmaciones, collages, croquis o maquetas con distinto grado de sofisticación. Por otro, y apenas identificadas por unos rótulos en el suelo, se muestran una serie de ejercicios a mayor tamaño que trabajan con los materiales de obra en bruto, tal y como salen de fábrica. De Vylder Vinck Taillieu optan por acopiar vigas, cubos de pintura o cemento y grava en pequeños monumentos ready-made que se reparten por la sala; MAIO, por su parte, utiliza unos encofrados metálicos para erigir una trama de soportes que altera el orden de la estructura del local, y Bak Gordon, finalmente, reproduce a escala real las trazas de una residencia privada en proceso. Dada la gramática común y lo extenso de las intervenciones -sin un final y un principio claros- el resultado puede entenderse en conjunto, como un intento de producir un discurso único o, al menos, integrado.

¿Enseña todo esto algo de la tramoya de la arquitectura, como pretenden los comisarios? No particularmente. La transformación de una obra en objeto estético elimina el factor tiempo; sin tiempo no hay proceso, y sin proceso el drama o la “historia” del título. Quizá la solución pase por ser menos obedientes, o desobedecer por completo; por mirar la cosa del revés. Building Stories no enseña tanto un relato sobre construcción realizado por tres autores, sino un retrato sobre tres autores elaborado mediante la construcción. Como las propias instalaciones, lo disciplinar y lo íntimo se confunden para iluminar no a la pieza, sino a su artífice. En la ordenación de esos materiales, tan aparentemente anodinos, es posible reconocer la obsesión por las estructuras formales de MAIO, el surrealismo sintáctico del equipo belga o la cadencia tradicional de Bak Gordon. Es interesante: que la arquitectura era algo más que su traslación física es cosa ya sabida; pero que eso se subraye precisamente a través de su materia resulta, al fin y al cabo, menos habitual.