Prensa

Artistas

Series

Ofertas

Catálogos

Precios

Comprar

Información

Prensa

Inéditos 2018

La Casa Encendida. Madrid. Hasta el 16 de septiembre de 2018
[Carlos Delgado Mayordomo. ABC Cultural, 21 de julio de 2018]

REPENSAR EL PASADO Y DISCERNIR EL FUTURO

A lo largo de diecisiete ediciones, Inéditos ha constituido una importante vía de profesionalización para jóvenes comisarios, sobre todo en estos últimos tiempos en los que se han reducido las propuestas institucionales de apoyo. En perspectiva, las exposiciones que han jalonado esta convocatoria reflejan muy diversas tomas de posición frente al hecho curatorial, lo que incluye también sus derivas menos alentadoras. De hecho, a propósito de la cita de 2017, Miguel Cereceda llegó a señalar la consolidación de una «rígida teoría del comisariado», articulada con justificaciones teóricas abstrusas que desatendían el valor estético de las obras. Unos tics que parecen haberse superado en esta edición, con tres propuestas más legibles y capaces de generar entornos para el debate.

Otros documentos
Ali A. Maderuelo (1993) y Julia Castelló (1992) han diseñado la propuesta más rotunda. No puede hablar por sí mismo es una exposición que busca expandir los límites de lo documental más allá de la frontera de la imagen y de su supuesto estatuto de veracidad. Para ello, estos valencianos dan voz a artistas cuyas obras funcionan como registros de lo real por medio del sonido, el cante, la danza, el tejido o los archivos digitales. El alcance del discurso es revelador en tres trabajos: por un lado, el aná«Relacions», de Fina Miralles, y «The Original is Unfaithful…», de Ludovica Cabotta lisis del acento de ciudadanos somalíes por las autoridades holandesas que recupera Lawrence Abu Hamdan; por otro, el vídeo de Tamara Kuselman que transcribe, a través de una coreografía, la narración de un cuerpo sometido a la violencia. Y finalmente, la investigación de Mario Santamaría acerca de los mensajes emitidos por Google al realizar búsquedas de geolocalización de fosas franquistas sin exhumar.

Rafael Barber Cortell (1985) parte de un concepto abstracto como es el futuro para analizar su apropiación por parte del capitalismo tras la caída del bloque del Este. Sin embargo, no en todas las obras queda resuelto este interés por desvelar cómo las recetas neoliberales impulsaron hasta límites insospechados nuestra necesidad de un desarrollo veloz y extenuante. Posiblemente sea la película de Luis López Carrasco (que ficcionaliza una fiesta tras la victoria del PSOE en 1982) la que mejor revela el interés del comisario por localizar los impredecibles futuros a los cuales tuvimos que encomendarnos. También la instalación audiovisual de Eva Fábregas y el vídeo de Iván Argote permiten discernir el sugerente eje narrativo del comisario.

Cuerpos en acción
Mirar más allá de los límites forjados por la historiografía oficial es el propósito del proyecto de Lorena Sara Cuenca (1989). La cita traza un canon alternativo del arte español del tardofranquismo, resaltando el valor de los cuerpos disidentes y de la performance con la recuperación de nombres como Gonçal Sobrer, Nazario, Pepe Espaliú, Ocaña, Costus, Juan Hidalgo, Ángels Ribé o Fina Miralles. La comisaria parte de una sólida investigación de la historiadora Maite Garbayo para escenografíar algunas de sus conclusiones. La muestra resulta impecable en su selección de obras y en su articulación discursiva, si bien su ambicioso sustento teórico requeriría sin duda un proyecto expositivo de mayor envergadura.