Prensa

Artistas

Series

Ofertas

Catálogos

Precios

Comprar

Información

Prensa

José Luis Serzo. El iniciado: los símbolos de un obrero hermético

Museo Barjola. Gijón. Hasta el 9 de diciembre de 2018
[Noemí Méndez. ABC Cultural, 22 de septiembre de 2018]

LA SOLEDAD DEL INDIVIDUO

El Museo Barjola acoge en su inicio de temporada la magia narrativa de José Luis Serzo (1977). En esta ocasión, la segunda en la que el público asturiano puede encontrarse con las creaciones del albaceteño este año –hace pocos meses presentaba su primera individual en la galería Gema Llamazares–, presenta el crecimiento del personaje central de una de sus series. Se trata de Joan Mateo, protagonista de la historia de un obrero hermético, vista por primera vez en el aljibe del Casal Solleric con Fernando Gómez de la Cuesta como comisario, ahora en un avance alquímico en la capilla del museo asturiano. Para los que recuerden la magia que producía aquel enigmático recorrido, sepan que, a pesar de que pierda parte del misterio que añadía la peculiaridad del espacio expositivo, en esta segunda entrega la instalación principal crece y se posiciona con una nueva lectura mística que supera a la anterior. Ahora, Joan Mateo, entre precarios andamios que han crecido en altura y complicación, aludiendo a los metafóricos que nos sostienen internamente, intenta construir su propia Torre de Babel, buscando fallidamente el entendimiento entre todos nosotros, el que le ayude también a escapar de su soledad. Lo cierto es que, cargada de detalles en cada uno de sus magistrales dibujos, es ésta una exposición en la que destacan dos piezas con vídeo: una, la hormigonera en la que se calcina parte del saber de la humanidad; otra, la del sueño de Joan en el frontal de la capilla, que ayudan a englobar la serie de pinturas y artefactos de la cita de una manera redonda.