Prensa

Artistas

Series

Ofertas

Catálogos

Precios

Comprar

Información

Prensa

Olga Merina y Francisco Ruiz de Infante. Carmen // Shakespeare. Presagios del deseo

Artium. Vitoria. Hasta el 1 de mayo de 2018
[Noemí Méndez. ABC Cultural, 10 de febrero de 2018]

LA TRAMOYA DE NUESTRA PROPIA EXISTENCIA

A caballo entre cualquiera de las artes contemporáneas que nos podamos imaginar, se presenta en Artium el proyecto Carmen // Shakespeare. Presagios del deseo, lo que desde este centro vasco definen como «un laberinto expositivo», a cargo de los artistas Olga Mesa y Francisco Ruiz de Infante (Hors Champ). La exposición, que sin duda no va a dejar indiferente, presenta una serie de artilugios, instalaciones, acotaciones, referencias y estímulos (visuales, arquitectónicos, sonoros…) destinados a crear diferentes reacciones en el espectador. El proyecto está dirigido por Enrique Martínez Goikoetxea junto a los artistas, y divide el espacio en cuatro zonas temáticas aparentemente desordenadas pero que, al recorrerlas, el visitante comprueba como están intensamente conectadas.

La zona 1 es la «Máquina de la seducción»; la 2, la «Máquina del conflicto»; la 3, la de la «Deriva»; y la 4, la «Máquina de la muerte». Al dejarse llevar por la instalación, uno puede hacer miles de conexiones mentales: ¿Estamos entre las bambalinas de un escenario? ¿Ante la tramoya de la propia vida? ¿Hemos entrado en un proceso laberíntico de ensoñación o son así las relaciones humanas? ¿Es éste un callejón sin salida? ¿Estamos presos de nosotros mismos o de nuestros miedos? Incluso, metidos en faena, el dispositivo puede recordar cómo Rothko pretendía sumergirnos dentro de las obras, porque así nos sentimos cuando nos introducimos dentro de la sala, de esta una creación, una gran pieza de la que no intuimos principio, ni fin y que nos hace estar alerta a cada paso.

La muestra es extremadamente barroca, cargada de objetos y de efectos, de luces y sonidos… Un sinfín de estímulos sensoriales que dificultan la concentración en uno en concreto, y que más bien instan a fluir con ellos y a trasladarse a la experiencia que producen.

Sin ayuda de una guía de sala, la muestra puede quedarse de manera superficial en una aventura sensorial, sin llegar a analizar las capas que pueden subyacer bajo cada uno de los objetos. En nuestro día a día estamos tan sometidos a ver imágenes, a la contaminación acústica y a la hiperestimulación, que la propuesta no hace más que poner voz a lo aparentemente invisible, por cotidiano, que nos invade y asfixia casi a partes iguales.

Carmen / Shakespeare. Presagios del deseo es tan aterradora e inquietante como gratificante; nos hace desear llegar al siguiente lugar; querer atravesar barreras e interactuar con todos esos objetos inertes que parecen vivos gracias a la tecnología; nos empuja a investigar ese «parque temático» de las emociones y de los lugares que queremos explorar del imaginario personal y colectivo.

La propuesta vehicula toda una reflexión crítica por medio de la confrontación de los Sonetos de amor de Shakespeare y la ópera Carmen, de Bizet, que son de una extremada belleza, al traducirlos a una obra tridimensional e interactiva, cargada de fantasmagorías tan intensas como las que nos invaden día a día. Una obra entre lo analógico y lo digital, lo profundo y lo superficial, que merece ser atravesada más de una vez, para no dejarnos ninguna posible lectura.