Prensa

Artistas

Series

Ofertas

Catálogos

Precios

Comprar

Información

Prensa

Lara Almarcegui. Volcán de Agras. Derechos mineros

IVAM. Valencia. Hasta el 27 de octubre de 2019
[Marisol Salanova. ABC Cultural, 20 de julio de 2019]

LARA ALMARCEGUI O EL SUELO QUE PISAS

Prácticamente todo lo que podemos observar a nuestro alrededor procede de una cantera o una mina. Se trata de un vínculo establecido desde hace tiempo entre la Naturaleza y la arquitectura. Ahora bien, desde el inicio de su explotación, ha habido controversia en torno a la invención y aplicación de técnicas para prevenir o minimizar el impacto de la actividad sobre el medio ambiente. En la actualidad, los criterios ligados al desarrollo sostenible en las explotaciones son objeto de investigación no solo desde el ámbito científico, sino también desde el artístico.

Aunque la propiedad de los derechos mineros pertenece al Estado, los de exploración, investigación o explotación son cedidos por norma general a empresas mineras, nunca a particulares. Sin embargo, la premisa de que el territorio se genera y se forma a nivel geológico y la preocupación por nuestro hábitat natural han hecho que Lara Almarcegui (Zaragoza, 1972) consiguiese los de exploración de las cenizas del depósito mineral del volcán de Agras con intención de estudiarlo. Los resultados invitan a reflexionar a partir de un proyecto expositivo generado ex profeso para el IVAM titulado Volcán de Agras: Derechos mineros.

EL VOLCÁN DE AGRAS O DE COFRENTES, también conocido como Cerro Negro, constituye el único afloramiento volcánico reciente en la Comunidad Valenciana. Movida por los estudios de lugares abandonados de proyectos anteriores, la artista buscó ahora la ayuda de un equipo de geólogos. El resultado es una gran instalación realizada con roca volcánica, una montaña de materia prima depositada en la sala de manera tal que el espectador se enfrenta a una extraña estimulación de sus sentidos. Por un lado, la olfativa, ya que al acceder a la sala se siente el peculiar aroma de toneladas de lava; por otro a nivel visual, pues la escala es impactante.

Almarcegui ha trabajado con el derrumbamiento y la ruina, enterrando una casa, bajando a una mina, apilando materiales de construcción en la Bienal de Venecia de 2013, o invadiendo el espacio ibicenco de la galería Parra & Romero junto a Thomas Scheibitz, que coincide en el tiempo con su exposición de Valencia. ¿De dónde viene el asfalto que pisamos? ¿Y las escaleras que subimos en el museo? La planta superior del IVAM acompaña la instalación volcánica con una serie de vídeos de donde ha sido extraído el material orgánico. Su desplazamiento difumina los límites del territorio y nos lleva a repensar en torno a la propiedad de los elementos, sembrando interrogantes.