Prensa

Artistas

Series

Ofertas

Catálogos

Precios

Comprar

Información

Prensa

Lucian Freud. Los autorretratos

Royal Academy of Arts. Londres. Hasta el 26 de enero de 2020
[Ivannia Salazar. ABC Cultural, 28 de diciembre de 2019]

LUCIAN FREUD: AUTORRETRATOS QUE REVELAN SECRETOS

La Historial del Arte contemporáneo sería imposible de ser contada sin la figura de Lucian Freud, el pintor y grabador británico nacido en Berlín en 1922 que transformó por completo la forma de crear retratos, incluyendo los de animales. Muchos de los personajes a los que pintó están acompañados por sus mascotas. Su obra no es extensa en cantidad pero la técnica y los estilos por los que pasó hacen que su trabajo esté en un lugar destacado y que pueda apreciarse en algunos de los más importanes museos y galería del planeta.

El mejor lugar para admirar su obra es ahora mismo la Royal Academy de Londres, que muestra en una exposición única más de 50 pintura, grabados y dibujos «en los que este maestro moderno pone su mirada firma en sí mismo», explican desde la institución. Y es que los autorretratos de famoso nieto del psicoanlista Sigmund Freud son una de sus señas de identidad más destacas, junto con sus brutales desnudos, muchos en gran formato. «Quiero que la pntura sea carne», llegó a decir el creador, que se ionspiraba en su familia y amigos, y que encontró en sí mismo un modelo perfecto siempre disponible. No es exagerado decir que todo su relato pictórico permite una inmensa y carnal lectura autobiográfica.

Mover los sentidos
«Mi objetivo al pintar es tratar de mover los sentidos intensificando la realidad. Depende cúan intensamente el pintor comprenda y sienta por la persona u objeto de su elección» dice en Some Thoughts on Painting, su único libro, de 1954.

Freud salió de su Alemania natal a los 11 años, uando se mudó con su familia a Londres escapando de la persecuión de los judíos por parte de los nazis. Estudió en la Escuela Central de Arte y en el Goldsmiths College, y, entre sus amigos más cercanos, estaba Bacon. A finales de la década de 1940 formó parte de un grupo de artistas figurativos afincados en la capital británica, pero su arte no puede enjaularse en un solo movimiento. «A lo largo de casi siete décadas, sus autorretratos brindan una visión fascinante tanto de su psique como de su desarrollo como pintor, desde su primer retrato, de 1939, hasta el último realizado 64 años después», explican desde la Royal Academy, y añaden: «Cuando se ven juntos, representan un estudio fascinante sobre el proceso de envejecimiento». El autor se enfrenta de nuevo a su propia imagen con cada obra.

El problema
Cuando se le preguntó a Freud si era un buen modelo para sí mismo, respondió: «No, no acepto la información que obtengo cuando me miro, ahí es donde comienza el problema». Un problema al que intentaba poner solución desde un obsesivo e imparable golpe de pincel mientras se miraba al espejo; o más bien espejos, en plural, herramientas esenciales en su taller. «De ahí el uso de la palabra “reflejo” en muchos de sus títulos», explica Andrea Tarsia, una de los comisarios de la cita.

La muestra está organizada por la Royal Academy of Arts de Londres en colaboración con el Museo de Bellas Artes de Boston y trae además como regalo una película: Lucian Freud: A Self Portrait, que llegará a los cines de 65 países a partir del 14 de enero. La cinta contiene entrevistas con ex asistentes, amigos y expertos en arte, y en ella pueden observarse las primeras obras de Freud y una exclusiva visita a su estudio, que permanece tal y como estaba cuando murió en Londres en 2011.

En vida estuvo rodeado de polémica, y también alcanzó el clímax económicamente hablando con cuadros por los que se pagaron más de 20 millones de euros. Vivió como un ermitaño en su propio estudio y ha pasado ya a la Historia como uno de los figurativos más potentes de nuestro tiempo.

«El pintor hace realidad para los demás los sentimientos más íntimos sobre todo lo que le importa. Todos los que ven la imagen conocen un secreto a través de la intensidad con la que se siente», señala Freud en sus textos. Siendo así, nada mejor que contemplar sus autorretratos para conocer sus secretos.